A primera hora de la mañana los niños se fueron al colegio y yo ( mi padre la noche anterior me había dicho “no os quiero a todos en el hospital ya te avisaré” así que yo intente ir a hacer la compra mientras esperaba la llamada cerca del hospital, por fin el teléfono sonó que ya le habían realizado la analítica y que se iban a desayunar que me estaban esperando, salí corriendo hacia el parking YO TAMBIÉN QUERÍA ESTAR A SU LADO y poder estar ahí en el momento de los resultados, unos resultados que esperabas si hubieran equivocado y nos decían QUE NO ERA NADA, sabía que eso no iba a pasar, pero la esperanza es lo único que no se pierde.

Los resultados tardaron prácticamente hasta las tres de la tarde ( lo curioso es que veníamos de Ibiza con un ingreso en la mano del hospital y se estaba haciendo todo de nuevo como un paciente que entraba por urgencias, era desesperante) lo dicho las tres de la tarde momento en que nos comentaron que la bilis estaba muy alta y había que ingresar, se tenía que bajar la bilis y hacer la operación biliar como nos había comentado la doctora de IBIZA, pero ahora con otro doctor que nos estaba diciendo la misma mierda que no quieres oír, que no quieres escuchar y que es muy difícil de afrontar. Y ahí empieza la etapa más dura de mi vida, una etapa que iba a ser dura para todos, para el, para nosotras, para mi madre, en fin, una etapa que todas las personas que pasan por UNA enfermedad de este tipo tienen que pasar y afrontar, y os digo desde ya! Que todo de todo se aprende, se aprende a ser fuerte, a luchar, a animar cuando estás desanimado, a ser cariñosa cuando no es tu fuerte, pero sobre todo y ante todo se aprende a dar fuerzas a esa persona que está pasando esa dura enfermedad, se aprende a volver en positivo cualquier pequeña mejoría y hacerla grande para darle toda esa fuerza,  por qué el seguro que lo está pasando peor que nosotros ! ( a ningún hijo se le prepara para esto, se nos enseña a amar, a vivir la vida, pero no nos enseñan a afrontar una dura enfermeras ni siquiera nos enseñan a afrontar la muerte…)

Mi padre se quedaba ingresado de momento en boxes hasta tener habitación asignada y nosotras teníamos que irnos hasta que nos avisarán que lo subían a planta, no sabían si eran horas, si pasaría ahí el resto de día que quedaba y en ese caso nos dejarían entrar solo a una persona, no podíamos parar de llorar como si no hubiera un mañana, un mañana que día a día aprendes a disfrutar y dar lo mejor de ti.

Al poco rato nos llamaron que lo subían a planta, pasamos la tarde con el, la noche era más difícil todavía pasarla junta a el, por qué sabíamos que no podíamos Pasarla junto a el, todavía estaba fuerte y se podía valer por el mismo, al igual que era una situación difícil para nosotras, para el lo era todavía más, por qué de la noche a la mañana habías pasado de estar pensando en el futuro a tener que estar pensando en el presente en el ahora ( cuantas veces lees la frase VIVE EL PRESENTE y no lo haces… HAZLO!!! Vive el presente por qué  no  sabes tú mañana !).

Así pues la primera noche estuvo solo con su momento, el momento que tenía a solas para pensar y ese momento que teníamos nosotras para empezar a frontal la enfermedad que nos venía encima. Todavía todo esto no había más que empezado y ya estaba agotada llevaba sin apenas dormir desde el día 4 ( si yo no dormía menos el ) y estábamos ya a 9 de marzo esto era solo el principio de un triste final…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s